Estabas bello

Estabas frío,
te culpé.
Estabas muerto,
me culpé.
Estabas mudo,
me sentí sorda,
la culpé.
¿O estaba yo sorda?
Estabas ido.
No es culpa de nadie.
Estaba sola,
contigo, allí.
Volví a casa,
y tú me diste
la espalda.

Related Posts

05 Sep
La vaca

Miré atrás y vi cerrarse las puertas de color verde hospital, verde colegio, verde militar. Detrás, dos de mis mejores amigos. Si me hubieras dicho que a ella no la volvería a ver nunca, no te habría creído.

28 Jun
El orgullo y la libertad de ser uno mismo

Hoy es un gran día para salir del armario, pero en la vida, como el Google+, hay muchos círculos y muchos armarios diferentes.

Leía hace poco un consejo para escribir una novela que decía: «escribe sobre aquello que no puedas comentar en la cena».

05 May
Je ne t’aime plus, mon amour
escritos // 0

—¿Te imaginas, amor, que te quisiera para siempre?

Comentarios

Leave a comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: