Je ne t’aime plus, mon amour

—¿Te imaginas, amor,
que te quisiera para siempre?

—No, es imposible siempre querer.
Se quiere en presente,
en activo,
en recíproco.

—No es imprescindible
para siempre
desenamorarse.

—Qué tragedia sería
siempre seguir amándote.
Seguir sonriendo al verte
de vez en cuando
en alguna parte.

—Por ahí
Se quiere desesperadamente
con ansia y con sorpresas.
Se quiere con el vértigo
de las películas nuevas.

Que le den a las mariposas.
Que se larguen.
Cuando se hayan ido
podré quererte
como se quieren los iguales.

Podré dejar de quererte
tranquila
si alguna vez
me sale.

—Qué raro sería quererte
sin tenerte delante
siendo feliz
en cualquier otra parte.

—El amor es a veces incómodo
como un regalo demasiado grande.

Es amor, para regalo
¿me pone un ticket
y me lo envuelve?

—Si no lo quiere,
que lo tire.

Amor:
si no te gusta,
lo devuelves.

Iberian Peninsula at Night (NASA, International Space Station, 12/04/11)

Iberian Peninsula at Night (NASA, International Space Station, 12/04/11)

—Amarte es ver la misma película
con gente diferente.
«Es una trampa», me dije:
hazlo o no lo hagas
pero no lo intentes
.

—Es posible amarte siempre.
Tendría que quererte
libre:
mientras
—sin mí—
consigues
lo que yo no he de darte.

—¿Cómo podría quererte siempre?
Soy un eco del Big Bang
una onda a punto de apagarse.
Si salgo a la ventana y grito que te quiero
cuando me vean en Andrómeda
seremos árboles.

Cómo veríamos Andrómeda si brillara un poco más, vía @SciencePorn pic.twitter.com/ozVbcP4SeX

Cómo veríamos Andrómeda si brillara un poco más, vía @SciencePorn pic.twitter.com/ozVbcP4SeX

Related Posts

05 May
Enfriándose
escritos // 0

Jamás te lo dije. Me obligaste a acabarme el desayuno —atragantándome— me tragué también mis palabras. Ese silencio fue mío, como el de Donés. Había un bufé libre en mi corazón enfriándose.

28 Ene
Reseña de Mentiras para principiantes, de Tomás Conde
arte // 1

Abrí el libro
con miedo
de ver las costuras,
de notar las mentiras. Pero no.

16 May
Un poco de azúcar, un poco de sal

El día de mi boda, hace ya nueve años, mi familia me preguntaba con mucho interés quién era esa señora de pelo corto y blanco sentada a mi mesa, al lado de mis padres. La respuesta es simple, pero no corta.

Comentarios

Leave a comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: