Con estos versos no harás la revolución

Llevo varios días recitando esta canción por lo bajo. También pensando en qué escribir, cómo y cuándo, qué primero, qué después, y escribiendo poco. También durmiendo poco. Pensando en las cosas que quiero hacer, e intentando practicar una frase que me cuesta mucho pronunciar. Son dos palabras difícilísimas. Probablemente tengáis las vuestras. Las mías son «necesito ayuda». En un montón de cosas profesionales, para empezar: ya pondré una lista. Esta semana además ha empezado el peque la guardería, precisamente, porque necesito ayuda con todo.

Pero como hoy es sábado, voy con los versos con los que no haré la revolución…

Se sienta a la mesa y escribe.

«Con este poema no tomarás el poder», dice.
«Con estos versos, no harás la revolución», dice.
«Ni con miles de versos harás la Revolución», dice.

Y más: esos versos no han de servirle para
que peones, maestros, hacheros, vivan mejor,
coman mejor, o él mismo, coma, viva mejor.
Ni para enamorar a una le servirán…

No ganará plata con ellos,
no entrará al cine gratis con ellos,
no le darán ropa por ellos,

no conseguirá tabaco, o vino, por ellos,

ni papagayos ni bufandas ni barcos
ni toros ni paraguas conseguirá por ellos.
Si por ellos fuera la lluvia lo mojará.
No alcanzará perdón o gracia por ellos.

«Con este poema no tomarás el poder», dice.
«Con estos versos no harás la Revolución», dice.
«Ni con miles de versos harás la Revolución», dice.
Se sienta a la mesa, y escribe.

Confianzas, de Gotan Project (escúchala aquí por ejemplo, o pulsa play abajo).


Related Posts

15 Sep
Interpretando en el IV Foro Democracia y Cooperación

Aquí estoy en Cáceres, de parte de Matiz, interpretando y coordinando intérpretes en el IV Foro Democracia y Cooperación, organizado por IEPALA y Aupex. Estoy convencida de que va a ser (ya está siendo) más que interesante, tanto por el prometedor equipo de intérpretes como por la gran variedad de ponentes y organizaciones, procedentes de

20 Oct
El instituto que enloquece y el fontanero
escritos // 0

Un viernes de octubre. En un instituto de un pequeño pueblo en mitad del campo de Cartagena, Murcia, suena el teléfono. ¡Ring, ring! —Hola, buenos días. Quiero hablar con la directora del centro.

05 May
Enfriándose
escritos // 0

Jamás te lo dije. Me obligaste a acabarme el desayuno —atragantándome— me tragué también mis palabras. Ese silencio fue mío, como el de Donés. Había un bufé libre en mi corazón enfriándose.

Comentarios

Leave a comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: