Con estos versos no harás la revolución

Llevo varios días recitando esta canción por lo bajo. También pensando en qué escribir, cómo y cuándo, qué primero, qué después, y escribiendo poco. También durmiendo poco. Pensando en las cosas que quiero hacer, e intentando practicar una frase que me cuesta mucho pronunciar. Son dos palabras difícilísimas. Probablemente tengáis las vuestras. Las mías son «necesito ayuda». En un montón de cosas profesionales, para empezar: ya pondré una lista. Esta semana además ha empezado el peque la guardería, precisamente, porque necesito ayuda con todo.

Pero como hoy es sábado, voy con los versos con los que no haré la revolución…

Se sienta a la mesa y escribe.

«Con este poema no tomarás el poder», dice.
«Con estos versos, no harás la revolución», dice.
«Ni con miles de versos harás la Revolución», dice.

Y más: esos versos no han de servirle para
que peones, maestros, hacheros, vivan mejor,
coman mejor, o él mismo, coma, viva mejor.
Ni para enamorar a una le servirán…

No ganará plata con ellos,
no entrará al cine gratis con ellos,
no le darán ropa por ellos,

no conseguirá tabaco, o vino, por ellos,

ni papagayos ni bufandas ni barcos
ni toros ni paraguas conseguirá por ellos.
Si por ellos fuera la lluvia lo mojará.
No alcanzará perdón o gracia por ellos.

«Con este poema no tomarás el poder», dice.
«Con estos versos no harás la Revolución», dice.
«Ni con miles de versos harás la Revolución», dice.
Se sienta a la mesa, y escribe.

Confianzas, de Gotan Project (escúchala aquí por ejemplo, o pulsa play abajo).


Related Posts

22 Jul
¿Pero qué haces con ese diccionario? — El DTME de la RANM
arte // 29

Hace poco un chico me escribió Twitter diciendo que le gustaba mi blog y que quería proponerme algo. Pero lo que quería proponerme no era lo que yo pensaba.

09 Nov
¡Que viene el lobo ibérico!
arte // 0

Retratos animales: el lobo, originalmente cargada por Bego*. Dicho así, suena comestible. Será que ya tengo hambre.

02 Ene
2011
arte // 3

2010 ha traído más de lo que me habría atrevido a soñar a estas alturas del año pasado: una nueva socia, un hijo, perder peso, unos meses de descanso de la dirección de la empresa, echar a rodar Júramelo (que antes no tenía nombre), cambiarme al Mac, hacer deporte, aprender a hacer sushi, estudiar música, escribir casi media novela, escribir con regularidad en el blog, volver a leer por placer en grandes cantidades.

Comentarios

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.