¡Quítale la pegatina!

Soy una fan de estrenar, y nunca he entendido a los que intentan aferrarse al estado de nuevo de las cosas. Lo mejor de las cosas es usarlas. Jamás entendí a las niñas que guardaban las muñecas en las cajas, con todos sus complementos, tal y como estaban cuando les quitaron el papel de regalo (y sin rasgarlo, lo estoy viendo). Si las dejas así, todavía parecen de otro. Quizá sea algo territorial por mi parte. Y sí, también doblo las esquinas de las páginas, si el libro es mío (y es de bolsillo).

Por eso llevo un tiempo queriendo poner aquí este vídeo, del blog de Lolo.es:

Quítale la pegatina, cutrón (Berto, el de Buenafuente, en YouTube)

Iba el otro día por la calle y tuve un pensamiento a lo Seth Godin, o a lo Hugh McLeod, no sé:

Brands are for the brandless.
Begoña Martínez, esto es, yo.

Queriendo decir: las marcas son para el que no tiene su propio estilo, hasta el punto de ser su propia marca. Son ese tipo de personas a las que no puedes regalarles la versión más famosa de la cosa que más quieren en el mundo, porque en realidad van a disfrutar más buscándola, eligiéndola, dándole vueltas a ver si encaja, considerando diversas opciones, que disfrutando el placer de que esté ya hecho. Y en cuanto ese algo encaja, no importa de qué marca fuera antes: ahora es suyo, es de su marca, y es de su estilo.

Sólo si estás en un montón necesitas hacer algo para salir de él.

En cuanto al blog, creo que quiero lo fresco de Notepad Chaos, la funcionalidad de Agregado, la limpieza de Elegant Grunge, y además que quepan las fotos y se vean.

Probablemente tenga que hacerlo yo misma.

Mientras, recordad: ¡quitad los andamios! ¡arrancad la pegatina!

Related Posts

28 Ene
Reseña de Mentiras para principiantes, de Tomás Conde
arte // 1

Abrí el libro
con miedo
de ver las costuras,
de notar las mentiras. Pero no.

14 Mar
El día de la nevada del 83
escritos // 3

El día de la nevada del 83 fue el que me mudé a Murcia por primera vez. Mi padre había conseguido trabajo (en Maristas, enseñando filosofía) y yo aún era hija única. Fue el día siguiente a su cumpleaños. Dos chavales de 25 años con una niña pequeña veían sus cuatro muebles llenarse de nieve

22 Abr
Magia
yo misma // 3

Cocinando, me quemo con la sopa. Mi hija, para que me sienta mejor, me dice lo más bonito que se le ocurre: «Mami, te quiero como si fueras mi hija». Ya no me duele nada. Algo he hecho bien. Magia.

Comentarios

Maldito Friki
19 enero, 2009

Brutal.

Soy fan de Berto desde que lo descubrí en BFN, pero ésta creo que ha sido su mejor intervención. ¡Y sin fotos de monos!

Leave a comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: