No Man shall be told how to Spelle, nor to Speake…

Una reimpresión 😉 del número de The Onion del 6 de octubre de 1783, poniendo a parir a Webster, vía The Language Hat. Me encantan estas partes:

… and this pompuss, detestible New-England School Marm should be a-Sham’d to assume he is more Qualliflied than his Fellow Man to instruck the Englysh Langguige & defy the Lord’s Will with a pryggish Parlour-Game such as this. What is More, asks the Founding Editing-Master of this News Gazette, How is One Suppos’d To “Look-Up” A Word, to use the curious Parlence of the Dictionarists, when One does not even know how it is Spelt any How? Mark well these Words, Meny a Sensible young Scholar shall pose this Same Question to their Grammer-Profesors in the Countrie’s Leurning-Academyes for Ages to come.

(…)

For it is a Guiding Principel, not only of our new Repubblick, but of this Newses Paper, that no Man shall be told how to Spelle, nor to Speake, nor be Bounded by a Ruling that does not Agree with Himm.

(…)

And Be Ware, also, of Rogues who try to sell you on a Suppelment’ry Glossarie, or a beastly Thing known as a Thesaurus, as they too are compleatly malnecessary.

Trescientos años más tarde, leyendo algunos blogs y algunas cosas que no son blogs, parecería que mucha gente (y muchos jefes de redacción) siguen pensando lo mismo.

Related Posts

22 Jul
¿Pero qué haces con ese diccionario? — El DTME de la RANM
arte // 29
Hace poco un chico me escribió Twitter diciendo que le gustaba mi blog y que quería proponerme algo. Pero lo que quería proponerme no era lo que yo pensaba.
25 Jul
Jurando en arameo
escritos // 0

Alguien le gasta una broma pseudo-estúpida a Quique por la calle, cosa que nunca comprenderé. Pablo me mira con cara de «¿tú te has enterado de qué acaba de pasar?» y nuestra telepatía falla por un momento, con lo que me tengo que conformar con expresar mis pensamientos con palabras y delante de los niños.

16 Nov
Tráiler de próximas reseñas
arte // 4

Amazon me va a matar. En serio, bueno, o matará mi escritura porque no hago más que encargar (¡y leer!) libros. Es como ir a una librería de Londres, pero sin salir de casa y sin que te pese la bolsa. Un peligro. Un peligro muy gordo. Esto es lo que me acaba de llegar

Comentarios

Leave a comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: