Cabeza llena de algodón de azúcar derritiéndose, en llamas

Algodón de azúcar, ardiendo

La última vez que empezaron a dolerme los lados del cuello publiqué este dibujo. Dije que me sentía:

Cómo me siento: la cabeza llena de algodón. De azúcar. Derritiéndose. En llamas.

Esta vez iré al médico mucho antes (tengo cita para mañana a las 11). Mientras, ibuprofeno y demás, mon amour.

* 1. Dibujo digital hecho con la aplicación Paper by 53.

* 2. El autocorrector, troleándome.

 

 

Related Posts

10 Oct
Cinco esperanzas y desesperanzas

¿Se puede tener más paciencia? ¿Cuánta? ¿Para qué? Hubo una época en la que sentía una presencia en el universo, y le hablaba. Le decía: dame paciencia. Porque no tengo. Solo mucho más tarde escuché el famoso chiste: Señor, dame paciencia… dame paciencia, porque si me das fuerza ¡lo mato!

15 Abr
Poverty anywhere is poverty everywhere

Poverty anywhere is poverty everywhere.* Why is that? Why are other people’s problems my problems? Are we all together in this? How can we be together in this if I don’t know who they are, why are we here? If I can’t feel them as I can feel my body. Do my toenails know about

Comentarios

Leave a comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.