Escrúpulo

Hay una palabra fascinante en español: escrúpulo. Igual que «Pablo» viene de paulus, pequeño, escrúpulo viene de  scrupŭlus, de scrupus paulus: piedrecita, piedra pequeña.

Si se te mete una piedrecita en una sandalia, estarás incómodo, no andarás seguro de ti mismo. Hoy los escrúpulos son esas partes de nuestra mente que nos hacen estar incómodos ante situaciones dudosas, en las que no sabemos si algo es bueno o malo, si es correcto o incorrecto.

En este sentido, esta incomodidad es algo constructivo. Es una alarma que nos hace bajar el ritmo, parar e intentar sacarnos la piedra del zapato. En esa pausa nos planteamos: ¿estoy obrando bien? ¿o en esta situación soy una persona sin escrúpulos, que puede seguir andando como si nada?

En la vida nos encontramos con muchos gigantes, y a veces no podremos ser el David de ese Goliat. Pero quizá podamos ser su piedrecita en el zapato, su escrúpulo. Alguien me dijo hace años, cuando era una activista casi bebé: «al final, solo aspiramos a ser las moscas cojoneras del poder; podrán hacer lo que quieran, pero no sin que les estorbemos».

Parece poca cosa, aspirar solo a molestar. Sembrar escrúpulos es hacerse incómodo. Pero si finalmente en mi tumba pone donde hubo injusticia, fue una presencia incómoda todo esto habrá servido para algo.

PD: Esta semana han liberado a Yecenia, la víctima de tortura encarcelada por cuya libertad trabajábamos durante el SOS 4.8.

Related Posts

21 May
Familias monomarentales: ¿porque madre no hay más que una?

Esta mañana he llegado al trabajo y María me ha puesto al día de la última subvención. Me leía los criterios de baremación de una convocatoria de subvenciones, en concreto la del programa del Instituto de la Mujer que han dado en llamar «Emprender en femenino» (nombre con el que no me meteré aún). Si

27 Jul
Dice El Corte Inglés que Hernán Casciari es historia
libros // 2

Quizá tengan razón, y Hernán Casciari sea histórico.

23 Ago
Jura que pasarás de los papeles

Yo nací en un país del Tercer Mundo, en mitad de una revolución. En mi cartilla de vacunación se lee los niños sanos son el futuro de la revolución. Tenían mucha razón (entonces). Ahora quizá deba empezar la revolución en España, porque han dado un fuerte golpe al futuro del país: a la salud.

Comentarios

Leave a comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: