Je ne t’aime plus, mon amour

—¿Te imaginas, amor,
que te quisiera para siempre?

—No, es imposible siempre querer.
Se quiere en presente,
en activo,
en recíproco.

—No es imprescindible
para siempre
desenamorarse.

—Qué tragedia sería
siempre seguir amándote.
Seguir sonriendo al verte
de vez en cuando
en alguna parte.

—Por ahí
Se quiere desesperadamente
con ansia y con sorpresas.
Se quiere con el vértigo
de las películas nuevas.

Que le den a las mariposas.
Que se larguen.
Cuando se hayan ido
podré quererte
como se quieren los iguales.

Podré dejar de quererte
tranquila
si alguna vez
me sale.

—Qué raro sería quererte
sin tenerte delante
siendo feliz
en cualquier otra parte.

—El amor es a veces incómodo
como un regalo demasiado grande.

Es amor, para regalo
¿me pone un ticket
y me lo envuelve?

—Si no lo quiere,
que lo tire.

Amor:
si no te gusta,
lo devuelves.

Iberian Peninsula at Night (NASA, International Space Station, 12/04/11)

Iberian Peninsula at Night (NASA, International Space Station, 12/04/11)

—Amarte es ver la misma película
con gente diferente.
«Es una trampa», me dije:
hazlo o no lo hagas
pero no lo intentes
.

—Es posible amarte siempre.
Tendría que quererte
libre:
mientras
—sin mí—
consigues
lo que yo no he de darte.

—¿Cómo podría quererte siempre?
Soy un eco del Big Bang
una onda a punto de apagarse.
Si salgo a la ventana y grito que te quiero
cuando me vean en Andrómeda
seremos árboles.

Cómo veríamos Andrómeda si brillara un poco más, vía @SciencePorn pic.twitter.com/ozVbcP4SeX

Cómo veríamos Andrómeda si brillara un poco más, vía @SciencePorn pic.twitter.com/ozVbcP4SeX

Related Posts

23 Sep
A dos letras del Nobel
escritos // 3

Hoy era un día normal, hasta que publicaron la noticia. Se sabe desde hace bastante y ya se han hecho eco de ella en otros blogs, explicándolo bien, como en el de Manuel de León, Matemáticas y sus fronteras (30/08/2009). En Hyderabad 2010, en el Congreso Mundial de Matemáticos, habrá no cero, no uno, sino

11 Jun
Nicaragua, con tus propios ojos (III): poesía, Darío y Borge
escritos // 1

Decíamos ayer, que nosotras no comprendíamos qué fascinaba tanto a Roberto Sáinz la casa en la que creció, hasta que la vimos. Le habían puesto el nombre del gran héroe nacional: Rubén Darío, el padre del modernismo (este poema, Divagación, gustará a los traductores del público). Para el resto: Lo fatal Dichoso el árbol, que

14 Mar
El día de la nevada del 83
escritos // 3

El día de la nevada del 83 fue el que me mudé a Murcia por primera vez. Mi padre había conseguido trabajo (en Maristas, enseñando filosofía) y yo aún era hija única. Fue el día siguiente a su cumpleaños. Dos chavales de 25 años con una niña pequeña veían sus cuatro muebles llenarse de nieve

Comentarios

Leave a comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: