Cabeza llena de algodón de azúcar derritiéndose, en llamas

Algodón de azúcar, ardiendo

La última vez que empezaron a dolerme los lados del cuello publiqué este dibujo. Dije que me sentía:

Cómo me siento: la cabeza llena de algodón. De azúcar. Derritiéndose. En llamas.

Esta vez iré al médico mucho antes (tengo cita para mañana a las 11). Mientras, ibuprofeno y demás, mon amour.

* 1. Dibujo digital hecho con la aplicación Paper by 53.

* 2. El autocorrector, troleándome.

 

 

Related Posts

12 May
Estamos en mayo

Y aunque ni la foto ni el artículo sean del día de la madre en concreto, en realidad no necesito ninguna excusa para poner una foto más de Lucía en el blog. Aquí va. (Hay más en Flickr).

10 Oct
Cinco esperanzas y desesperanzas

¿Se puede tener más paciencia? ¿Cuánta? ¿Para qué? Hubo una época en la que sentía una presencia en el universo, y le hablaba. Le decía: dame paciencia. Porque no tengo. Solo mucho más tarde escuché el famoso chiste: Señor, dame paciencia… dame paciencia, porque si me das fuerza ¡lo mato!

25 Feb
Como para olvidar los Oscar

Veamos hoy otra pregunta frecuente: ¡Vaya! !Tienes una empresa y una hija! ¿cómo te las apañas? Como todo emprendedor que se precie, yo siempre respondo: pues muy bien. Y sonrío. Claro que sí. Por ejemplo: este fin de semana he estado en Barcelona viendo a unos amigos y a un cliente. Todo ha ido muy

Comentarios

Leave a comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: