El día de la nevada del 83

El día de la nevada del 83 fue el que me mudé a Murcia por primera vez.

Mi padre había conseguido trabajo (en Maristas, enseñando filosofía) y yo aún era hija única. Fue el día siguiente a su cumpleaños. Dos chavales de 25 años con una niña pequeña veían sus cuatro muebles llenarse de nieve en la calle. Íbamos a vivir aquí un año, y me pasé los treinta siguientes diciendo que nunca deberíamos habernos marchado. Mi madre me llama pesada y con razón; y si no fuera por todas las mierdas que pasé creciendo en Alcantarilla, quizá hoy no sería quien soy.

•—•
No había nevado en Murcia desde 1971. Foto: La Opinión, vía Germán Merino.

Related Posts

01 Jun
Comments on Sticks and Stones, by XKCD
yo misma // 2

From a Google+ conversation: Ramón Nogueras: That is completely and absolutely untrue, unless you admit that anyone other than you has control over your feelings. Words have only as much damaging capacity as you want to give them. Ignacio Torres Masdeu:  The exchange of power is part of many social contracts. But many times we

11 Jun
Ha sido largo y doloroso, pero hemos aprendido mucho

Me refiero, principalmente, a dos cosas: una, montar una red cuando todo se pone en tu contra (finalmente, como siempre, Linux era la solución) y acabarme Las Benévolas, el premio Goncourt 2006 (ISBN: 9788489662520, aunque yo me he leído la edición del Círculo). Normalmente, si sigues voluntariamente haciendo algo que no es fácil, no es

04 Sep
Sigo lesionada, pero estoy animada

Y estoy animada porque he vuelto a currar, y es que tengo una especie de… podríamos llamarlo… adicción al proyecto de Matiz. Y los muy interesantes subproyectos que están por llegar. Aún no estoy al 100%, pero ya contaré más detalles cuando acabe de sacarle rendimiento a mi flamante Dragon Naturally Speaking. Mientras, deseadme suerte:

Comentarios

Txema CG
14 marzo, 2014

Me acuerdo de ver nevar por la ventana pero pensaba que fue en el 82.

Carmen Pagán
14 marzo, 2014

El 12 de febrero es el cumpleaños de tu padre. Los muebles se llenaron de nieve y, sobre todo, de barro, porque la calle Santa Lucía no tenía asfalto todavía (esa fue la primera de una larga lista de obras urbanas que nos han perseguido en ciudades y carreteras). Y tú llevas toda la vida quejándote, y “lo que te rondaré morena”. Ya conoces la consecuencia, hago lo que en Jaén cuando oyen llover. Otro día puedes contar lo de tu primera guardería y cómo despediste a tus “pesados” padres, que también ocurrió en Murcia. Un besazo.

Bego
14 marzo, 2014

Es verdad, si el periódico es del 13, la nevada fue el 12. ¿Os mudábais el día del 25 cumpleaños de papá? ¡Planazo! Se me hace raro pensar que en Murcia capital hubiera aún calles sin asfaltar en 1983.

Leave a comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: