Cinco esperanzas y desesperanzas

¿Se puede tener más paciencia? ¿Cuánta? ¿Para qué?

El ayer es historia, el mañana un misterio, sin embargo el hoy es un regalo, por eso se le llama presente. Eleanor Roosvelt / Maestro Oogway

El ayer es historia, el mañana un misterio, sin embargo el hoy es un regalo, por eso se le llama presente. Eleanor Roosvelt / Maestro Oogway

 

Hubo una época en la que sentía una presencia en el universo, y le hablaba. Le decía: dame paciencia. Porque no tengo.

Solo mucho más tarde escuché el famoso chiste: Señor, dame paciencia… dame paciencia, porque si me das fuerza ¡lo mato!

Es una de estas cosas que me hacen pensar en mi madre: ella gritándome no seas impaciente, toda la vida.

Antes yo era más del I want it all, I want it now, o de Homer (como María): ¿cuarenta segundos? ¡yo lo quiero ahora!

1. Cuánta paciencia

De repente un día alguien te dice cuánta paciencia tienes.

¿Yo?

¿Desde cuándo?

Algo te hace «clic» y te das cuenta de que es posible que sea cierto.
Que te haya salido paciencia, casi sin darte cuenta.

¿Es posible que haya aprendido a esperar? ¿He conseguido ya disfrutar del proceso y no angustiarme con que llegue ya el resultado?

http://www.flickr.com/photos/elalbum/5944101956/

A decirme a mí misma aquello de que

el mejor momento de las cosas es cuando no han pasado, porque luego todo lo que puede hacerse es recordarlo.

De La nostalgia es un arma, de Astrud, (comentarlo dice en realidad).

Quizá.

2. Fuerza

http://www.flickr.com/photos/wantunn/62680169/

A veces siento que me ahogo. Voy al gimnasio, miro la piscina. Salto. Vuelo bajo el agua, despacio, como en un sueño. Suelto un poco de aire. Pasa una marca. Vamos, nada. Arquéate. Pies. Brazos. Otra. No mires hacia delante. Nada. No mires. El aire. Brazos. Pies. Has mirado. Queda poco. No puedo. Me ahogaré. Puedes. Brazos. Pies. No mires. Has vuelto a mirar. Otra marca. Aire. ¡Necesito aire! Acelera. Pies. Brazos. ¡Arriba!

—Aargh.

Cojo aire. El aire es lo mejor del universo. Estoy viva. No estoy muerta. Antes me estaba ahogando. Ya no. Respiro. Estoy viva. Lo he conseguido. Veinticinco metros. Mi pequeña y ridícula marca. Mi pequeño y ridículo logro. Estoy viva. Respiro. Bien por mí. Todo bien.

—¿Cómo te va?

—Bien.

3. Te espero

La espera del reencuentro es la que mejor entrenada tengo. Más me vale, viviendo en Murcia.

fox_le_petit_prince

—Hubiera sido mejor —dijo el zorro— que vinieras a la misma hora. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, desde las tres yo empezaría a ser dichoso. Cuanto más avance la hora, más feliz me sentiré. A las cuatro me sentiré agitado e inquieto: descubriré así lo que vale la felicidad. Pero si vienes a cualquier hora, nunca sabré cuándo preparar mi corazón…

—Antoine de Saint-Exupéry, El principito

Los ritos son necesarios, sigue el zorro en el relato, y para mí, las fechas de reencuentro son mejores que no esperar nada. Sí, en este caso tengo claro que es mejor esperar algo lejano, que no esperar nada en absoluto.

4. La lista de esperas

¿Hay esperas mejores y peores?

  1. + + +

    • Esperas cosas buenas, estás bien, y llegan, y todo está bien.
  2. + +

    • Esperas cosas buenas, estás bien, y no llegan. La luz al final del túnel era un tren. ¿Habrías preferido el sufrimiento?
  3. — — —

    • Esperas cosas malas, estás mal, y pasan, y «… afrontaré mi miedo. Permitiré que pase por encima y me atraviese. Y cuando haya pasado, mi vista interior escrutará su camino. Allá por donde ha ido el miedo ya no quedará nada. Sólo estaré yo».
  4. — — +

    • Esperas cosas malas, estás mal y no pasan, y te sientes gilipollas. Pero un gilipollas muy aliviado.
  5. + ?

    • Esperas cosas malas, ¿es posible estar bien mientras esperas algo malo? ¿pase o no pase? ¿Cómo se hace?

5. ¿Zen?

El zen me fascina y me fastidia. A veces a partes iguales. El renuncia al deseo y no te hará sufrir. La introspección. ¿Y si alguien te necesita mientras tú estás a lo tuyo? Me suena poco empático: encuentro que sin sentir con los demás, no me sentiría yo. Y sin embargo, la distancia es necesaria, y no puedes hacer de cada problema tu problema.

Me fascina el enfocarse en el presente. Claro, en el momento presente no estás esperando nada. Estás en el ahora, en lo que hay, en lo que tienes. No tienes miedo ni ansia pensando en el futuro. Es bonito vivir en el presente, pero ¿y con lo que a mí me gusta planear y recordar? ¿y si luego a la hora de la cena no queda leche, eh, dónde está tu zen ahora, bonita?

Mi tema mental de este año es termina lo que empiezas. Me fascina que todo momento de mi vida, tomada en conjunto, todo lo que he hecho, está terminado ya. O terminado, o yo muerta, entiéndase.

Por una parte, resulta que tanto la paciencia como la fuerza se pueden entrenar. Trabajo en ello. Soy lo más paciente (y fuerte) que he sido nunca hasta ahora. El zen dice que tiene que bastar: que no se te puede pedir más de lo que tienes. Una vocecita dentro de mí protesta: ¿más paciencia? ¿más fuerza? ¡si estoy muerta!

Pues no. Para eso también toca esperar.

Related Posts

07 Mar
Qué hace una traductora al sacar el portátil de la caja
empresa // 15

Estoy estrenando mi flamante mini portátil. Visto que este año no voy a parar entre unos viajes y otros, me he comprado esta mañana un peceñín, como lo llama José Manuel. Es un HP Mini. La verdad es que es muy bonito, y unos mil euros más barato que el otro portátil ligero que me

25 Dic
Lucky happy geeky girl
arte // 7

Parece que voy a tener que puntualizar lo que escribí en aquel artículo sobre “qué hace una traductora nada más sacar el ordenador de la caja”. ¿Que por qué? Porque os escribo desde mi flamante iMac de 21,5 pulgadas (morid un poco: 4GB de RAM, 1 tera de disco duro), cortesía del Dr. Mira &

06 Ago
Lo que Mary Jane ha decidido

¿Qué decidiría al final Mary Jane? ¿Responsabilidad, cambios y pasta en Madrid? ¿O aventura, y retos diferentes en Cuba, para luego volver a casa (o no)? Aquí tenéis la respuesta: Mary Jane 22 julio 2009 a las 5:25 pm En primer lugar, gracias a todos los que habéis hecho comentarios en este blog y por

Comentarios

Ear
14 octubre, 2013

El Zen es tan humorístico como contradictorio. Intentar entenderlo analíticamente te vuelve la cabeza del revés.

Es bueno saber de ti. Ya ha pasado tiempo desde la boda ósom.

Un besazo y ánimo con esos límites.

Leave a comment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: