No sabían ná los griegos

Ὑγιαίνειν μὲν ἄριστον ἀνδρὶ ϑνατῷ, Δεύτερον δὲ φυὰν καλὸν γενέσϑαι, Τὸ τρίτον δὲ πλουτεῖν ἀδόλως, Καὶ τὸ τέταρτον ἡβᾷν μετὰ τῶν φίλων. Para los mortales lo primero es estar sano, Lo segundo convertirse en alguien bello, Lo tercero ser un rico honesto, Y lo cuarto la juventud con los amigos.

Me dice mi padre:

—Bego, porfa… ¿me ayudas a traducir una canción de borrachos en griego antiguo?

Ese es mi padre. Me temo que su opinión sobre mí caería en picado si yo no tuviera 3G en la playa.

Dios mío, lo tengo olvidadísimo. El griego antiguo, no a mi padre.

Ὑγιαίνειν μὲν ἄριστον ἀνδρὶ ϑνατῷ,
Δεύτερον δὲ φυὰν καλὸν γενέσϑαι,
Τὸ τρίτον δὲ πλουτεῖν ἀδόλως,
Καὶ τὸ τέταρτον ἡβᾷν μετὰ τῶν φίλων.
Anónimo, a veces atribuido a Simónides de Ceos (556-468 AC), Antología palatina/griega; Hermann Beckby (ed.): Anthologia Graeca (Sammlung Tusculum). 2. Aufl. Heimeran Verlag, München 1965 ff. (Athenaeum XV, p. 694)

Aquí va mi versión con mi griego antiguo de COU (ni rima, ni tiene ritmo, ni nada ¿eh?):

Para los mortales lo primero es estar sano,
Lo segundo convertirse en alguien bello,
Lo tercero ser un rico honesto,
Y lo cuarto la juventud con los amigos.

¡Brindo por eso! ¡Hips!

Y además pega con lo que decíamos ayer de estar sano, guapo, currar bien y disfrutar.

No es que sea la canción del verano: es que ya la ponía Platón en boca de Sócrates: (enlace en inglés) página 1 y página 2.

Actualización: el diálogo traducido por mí (desde el inglés).
Creative Commons License

Disfruten ustedes…

Gorgias
El mayor de los asuntos humanos, Sócrates, el mejor.

Sócrates
Ya Gorgias, pero eso es ambiguo, no está nada claro. Ya habrás oído esa vieja canción que se canta con el vino, en la que se cuentan las mejores cosas de la vida: primero la salud, luego la belleza, y luego, como dice el autor, la riqueza obtenida sin engaños.

Gorgias
Sí que la he oído, ¿pero a cuento de qué la citas?

Sócrates
Lo que quiero decir es que imagínate que estuvieran aquí delante los productores de esas cosas buenas que salen en la canción: el médico, el entrenador y el financiero, y te dijera el médico:

—Te está timando Gorgias, Sócrates, porque no es su arte sino el mío el que trata del mayor bien del hombre.

Y yo le respondería:

—¿Y quién eres tú para decir eso?

Él probablemente me respondería:

—Un médico.

—Bien, ¿qué quieres decir? ¿que lo tuyo es lo mejor?

—¿Qué más hay, Sócrates—me imagino que me respondería—aparte de la salud? ¿Qué hay más grande que la salud?

Y luego vendría el entrenador y me diría:

—Yo también me sorprendería, Sócrates, tío, si Gorgias te dijera que lo suyo es mejor que lo mío.

Y yo le diría entonces:

—¿Y quién es usted, caballero? ¿y a qué se dedica?

—Soy entrenador—me respondería él. —Y mi trabajo es hacer que los cuerpos de los hombres sean bellos y fuertes.

Después del entrenador llegaría el financiero, y me lo imagino con un cierto desprecio por los demás:

—Ve y busca algo mejor que la riqueza: desde el punto de vista de Gorgias o del que tú quieras.

—Oh, vaya —le diríamos— ¿y tú haces de eso?

—Sí.

—Muy bien —le responderíamos— ¿piensas tú que la riqueza es lo mejor para las personas?

—Por supuesto—respondería él.

—Pues fíjate —le diríamos— tenemos aquí al amigo Gorgias que dice que su arte hace más bien que el tuyo.

Y sin duda la siguiente pregunta sería:

—¿Y qué bien es ése? Que responda Gorgias.

Y ahora, Gorgias, imagínate que te preguntan estas personas, y yo mismo, y dinos qué es eso que es lo mejor para el hombre, y que dices saber hacer tú.

Gorgias
Una cosa, Sócrates, que de verdad es el mayor bien, la causa no solo de la libertad del ser humano en general, sino también del dominio de personas concretas en muchas ciudades.

Sócrates
¿Bien, y cómo lo llamas?

Gorgias
Lo llamo la habilidad de persuadir con la palabra, tanto a jueces en los juzgados como a políticos en sus despachos o a las gentes en asamblea, o a una audiencia o cualquier otra reunión que se haga en público. Te digo que con este poder el médico será tu esclavo, y el entrenador será tu esclavo también. El financiero no estará haciendo dinero para sí mismo, sino para otro: de hecho, para ti, que eres capaz de hablar y convencer a la multitud.

No sabían ná los griegos…

Related Posts

11 Jun
Nicaragua, con tus propios ojos (III): poesía, Darío y Borge
escritos // 1

Decíamos ayer, que nosotras no comprendíamos qué fascinaba tanto a Roberto Sáinz la casa en la que creció, hasta que la vimos. Le habían puesto el nombre del gran héroe nacional: Rubén Darío, el padre del modernismo (este poema, Divagación, gustará a los traductores del público). Para el resto: Lo fatal Dichoso el árbol, que

22 Jul
¿Pero qué haces con ese diccionario? — El DTME de la RANM
arte // 29
Hace poco un chico me escribió Twitter diciendo que le gustaba mi blog y que quería proponerme algo. Pero lo que quería proponerme no era lo que yo pensaba.
07 Feb
Cómo no escribir
arte // 3

Claramente, dejándolo para más tarde, cuando sea mejor momento. Una pista: nunca hay  mejor momento que ahora. Y entre ahora o nunca, elige bien. A veces toca nunca, a veces toca ahora. Hemos tenido un problemilla en casa estas Navidades, y es que mi hermano pequeño ha estado a esto de suspender Lengua. Quiero muchísimo

Comentarios

Leave a comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: