Jura que pasarás de los papeles

Yo nací en un país del Tercer Mundo, en mitad de una revolución. En mi cartilla de vacunación se lee los niños sanos son el futuro de la revolución. Tenían mucha razón (entonces). Ahora nos toca. Ahora quizá deba empezar la revolución en España, porque han dado un fuerte golpe al futuro del país: a la salud.

La salud es un derecho universal y todos los trabajadores sanitarios españoles deben por ética profesional y porque es el trabajo que les hemos encargado y por el que les pagamos, atender a todo el mundo sin tener en cuenta su situación administrativa. A la porra los papeles.

La salud es lo primero (¡desde los griegos!). 

La salud es un derecho: la salud de todos. La ley que han impuesto en España va en contra de los derechos humanos y los tratados internacionales.

Curar es un derecho. La salud no es individual, es pública. Por eso la llaman salud pública (de verdad, las cosas que tiene uno que escribir). Como se ha visto con la moda de no vacunar a los niños, las decisiones sanitarias de aquellos que tenemos a nuestro alrededor nos afectan a todos. Ya es bastante que la gente no se cuide todo lo que debería, como para que encima el Estado ponga impedimentos.

Cada uno jura lo que le toca jurar

Me hace gracia esta campaña de «Juro que…». Yo me veo trabajando en Júramelo para que todo al que podamos ayudar consiga sus papeles legalmente, de manera rápida, eficiente y justa para todos. En las pelis de la Segunda Guerra Mundial, seríamos “esa red de gente que te consigue los papeles”. Solo que en nuestro caso, de momento es 100% legal. Pero hay un sector en el que para ayudar van a tener que pasar a lo alegal o ilegal: el sanitario.

Me duele un poco escribir cosas como esta, que son, como diría mi madre, de cajón de madera de tabla, pero ha llegado un momento en el que parece necesario. Es como escribir «no deberían llevarse a esas personas en esos trenes a no se sabe dónde». En los últimos meses me da la impresión de que estamos viviendo en un Estado pre-autoritario/pre-fascista, en el que se va pisoteando a la gente y recortando sus derechos en nombre de un ideal superior, que además no se sabe qué es ni por qué es superior.

El Estado sirve para que todos ayudemos a todos, no para que todos ayudemos a unos pocos privilegiados.

Yo no soy nadie para hablar de este tema, pero no os preocupéis que os traigo el punto de vista de una médico en ejercicio, residente de tercer año, y voluntaria en un ambulatorio para sin papeles de Médicos del Mundo (habla por ella misma, no por la organización). Es una tía cojonuda: mi hermana, Esperanza Martínez.

Cuéntanos cómo era la situación de los sin papeles antes de este movimiento del Gobierno ¿qué pasaba antes?

Antes dependía de cada Comunidad Autónoma. Algunas te daban una tarjeta verde, provisional, mientras se resolvía tu situación, sin ningún requerimiento previo. En Aragón, donde yo trabajo, no había tarjeta provisional y para tener acceso a la tarjeta sanitaria tenías que estar empadronado. Por eso seguía existiendo una consulta como la de Médicos del Mundo que atendía a inmigrantes que no estaban empadronados aún. La situación no estaba del todo resuelta, pero era mejor que lo que se nos viene encima ahora.

¿Qué va a pasar ahora?

Creo que no está muy claro lo que va a pasar. En principio, que no van a hacer tarjetas sanitarias nuevas a personas que no tengan regularizada su situación administrativa. Y en teoría retiran las que ya están hechas. Pero he leído en la prensa que la gente que ya está diagnosticada y en tratamiento de una enfermedad crónica se la seguirá atendiendo, pero no explican cómo. Por ejemplo, a alguien que estuviera diagnosticado del VIH y en tratamiento no se le sacaría del sistema.

El perjudicado de todo esto es el pobre ilegal. Pobre de pobreza. El mensaje que se envía es los pobres fuera. El que pueda que se pague esta especie de seguro y el que no ¿qué?

¿Qué consecuencias tiene eso en el día a día de las personas?

Varias cosas, primero que puede que muera gente. Parece que vamos a estar expuestos a eso. En teoría se garantizan las urgencias pero ¿y si no llegamos a tiempo? ¿Y si no es lo que necesita el paciente? Yo no puedo estar dando de urgencia antirretrovirales a diario. De hecho, los antirretrovirales son una medicación de dispensación hospitalaria, ni siquiera se venden en farmacias. Igual con algunos tratamientos contra el cáncer. Un diabético, que necesita un tratamiento crónico, ¿si no tiene acceso a una receta de insulina, qué hace?

Puede haber problemas de salud pública. Por ejemplo, hay bastante tuberculosis en España, sobre todo en extranjeros, no por serlo sino porque viven en peores condiciones, hacinados y eso hace que se transmita más. El tratamiento de la tuberculosis son aproximadamente seis meses. Lo ingresas dos semanas, ¿y los otros cinco meses y pico, cómo accede a los antituberculostáticos, quién controla los efectos secundarios del tratamiento? ¿Cómo controlamos que no se haya transmitido a sus familiares?¿En urgencias? Si no pueden ir al centro de salud, si no tienen ficha, no les podemos mandar pruebas, no podemos darles cita oficial, no podemos extender recetas a su nombre, hacer pedidos a su nombre a la farmacia del hospital…

Ahora mismo este problema es tan de salud pública, que cuando alguien no se toma la medicación se llama a las autoridades sanitarias y le pueden llegar a detener. Así de grave es.

Derecho a curar

Derecho a curar

¿Crees que había otras maneras de ahorrar que no fueran esta?

Creo que es más caro esto. A la larga, va a ser más caro atender a todas estas personas en urgencias (porque llegado un momento, irán a urgencias como haríamos tú y yo). Es más caro atender varios ingresos por descompensación diabética que mantener controlado a un diabético en el centro de salud.

¿Más vale prevenir que curar?

No es sólo prevenir. Cuando alguien ya está diagnosticado de algo es más fácil el control ambulatorio que el coste hospitalario de las complicaciones que puedan surgir.

No sé cómo han hecho las cuentas. Han querido mezclar conceptos: por un lado los inmigrantes y por otro el turismo de salud. Generalmente los inmigrantes son gente joven y sana que viene a trabajar, y hacen un uso mucho menor del sistema sanitario que los propios españoles.

¿El turismo de salud era un problema, algo que tú hubieras visto?

Yo no lo he visto, lo he oído.

¿En plan leyenda urbana?

Sólo he visto un caso de un chico de veinte años que venía porque tenía una hepatitis muy avanzada, incurable, para ver si aquí se le podía ofrecer un transplante hepático. No es lo más corriente en absoluto. ¿Quién no haría eso, si la otra opción fuera eso, morirse? ¿Quién no daría la vuelta al mundo si así existiera una opción de que su hijo viva?

El chico murió.

¿Sin transplante?

Sí. No porque se le denegara, porque se murió antes.

¿Qué sabes de la campaña de Médicos del Mundo?

Me enteré ayer por internet como todo el mundo, lo vi en el Facebook.

¿Qué opinas?

Sabía que había un manifiesto para los sanitarios, de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) para firmar como que eres objetor de conciencia del Real Decreto. En esta campaña están unidas ambas instituciones para apoyar a los médicos que están haciendo objeción de conciencia. Hay mucha gente en contra de que los médicos hagamos esa objeción, de que atendamos a todo el mundo en nuestro tiempo de trabajo, pagado por todo el que pisa y gasta en suelo español. Me parece una campaña muy bien hecha y espero que tenga mucha difusión. Consigue llegar a la fibra sensible. ¿Juro dejar mi ética y mi moral en un segundo plano en situaciones de crisis económica? ¿Es eso el Estado en el que nos queremos convertir? ¿Cuando estemos mal de dinero, todo para nosotros y dejamos a los demás de lado?

En la práctica no va a ser tan fácil ser objetor de conciencia, porque muchas de las cosas son papeleo, y si te niegan el acceso al papeleo, como médico ¿qué vas a hacer sin la receta, la analítica, la radiografía? Necesitamos todo un entramado de objetores en los administrativos, farmacéuticos… ¡es que van a borrar del sistema informático la historia clínica! Les mandamos a la hoguera.

Ya muere gente que no sabe que sí puede ir al médico. Ahora probablemente vaya a peor. ¿Qué puede hacer alguien que no trabaje en el sistema sanitario para ayudar?

Pues por ejemplo firmar la campaña: curaresunderecho.org. Y hablar con su médico para que también se haga objetor.

[button link=”http://www.medicosdelmundo.org/derechoacurar/firma/” size=”xl” color=”orange”]Firma: curar es un derecho[/button]

Bola extra:

 

Related Posts

17 Ene
Odio la SOPA ¿y tú?

Si los americanos aprueban la ley conocida como SOPA, romperán internet (de verdad). Como bien dicen en Wordpress.com, en los próximos minutos, deja de mirar Facebook, las menciones de Twitter o el último episodio de Sherlock (qué bueno) y mira esto: PROTECT IP / SOPA Breaks The Internet from Fight for the Future on Vimeo.

10 Mar
Soy nica de Nicaragua y este mes vuelvo ¿te vienes?

Tenía tiempo y era menor de edad, me dije: iré con mi primer sueldo. Fui mayor de edad y no tenía dinero para ir. Conseguí un trabajo y no tenía vacaciones. Ahora soy madre, autónoma y no tengo tiempo ni dinero, pero voy a ir. ¿Quién se viene conmigo?

02 Nov
¿Qué es la homeopatía?

¿Alguna vez te has preguntado qué es la homeopatía y si funciona? Pues aquí tienes la respuesta. Clara, concisa, documentada. En resumen: no. No funciona. Visita la web Qué es la homeopatía para leer sobre esta disciplina, su origen y puntos en común con el conocido efecto placebo. Más amigos que participan en esta campaña

Comentarios

Pablo Bouvier
24 Agosto, 2012

El Gobierno lo que pretende es privatizar la salud y que solo tenga derecho a esta quien pueda costeársela. En la práctica, ya es así.

Respecto a los enfermos crónicos ya diagnosticados, lo que pretende el Gobierno es pasarles la factura a los países de origen, lo cual me parecería bien, si no fuese porque no es más que la utopía de unos «tarados mentales». Las personas inmigradas vienen aquí, precisamente porque las precarias condiciones de sus países de origen ni siquiera les permite saber qué es la Seguridad Social, porque lo máximo que han visto relativo a la sanidad han sido los ambulatorios de Médicos sin Fronteras. Así que…¿qué [beep] van a pagar países cuya situación económica es aún más precaria que la nuestra?

Pero, en España, mientras se recorta en Sanidad y en Educación una cantidad equivalente al «agujero de Bankia», un «asnalfabeto» (de asno) como Guindos, que no sabe escribir una carta sin errores de ortografía, se permite comprar una vivienda de lujo en La Moraleja, en plena crisis económica..

Lamentablemente, para este país ya solo queda una solución y no es buena: liberarnos de toda esta gentuza (políticos y banqueros corruptos), sin reparar en los medios, porque es el único leguaje que entienden.

Bego
25 Agosto, 2012

Creo que hasta este RD la salud en España era lenta y estúpidamente fragmentada, pero esto es el principio del fin, a menos que hagamos algo al respecto, que es lo que intento hacer.

Leave a comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: