¡No me recortarán las ganas de reír!

¿Emprendedor o superhéroe?

¿Emprendedor o superhéroe?

Llevo unos días queriendo escribir un post diciendo que no me recortarán las ganas de reír, pero paradójicamente, no estaba de humor. Sobre todo, estaba enferma con un virus de estómago.

Creo que mentalmente me resisto a la idea de dejarme llevar por la corriente general de ¡es el Apocalipsis, el fin del mundo, los mayas tenían razón!

Hoy os explico qué pasa por mi mente y cómo me enfrento a todo esto.

Me decía alguien el otro día que este nivel de incompetencia es indistinguible de la maldad. Eso me cabrea, pero no puedo dejar que me cabree porque yo tengo una misión, que es poner en buen uso lo que sé hacer y el cabreo no me ayuda.

Eso de momento significa hacer que Júramelo.es, el sistema de traducción jurada en el que llevo ya dos años inmersa, siga adelante hasta que averigüemos si funciona bien, si es una mejora para el mundo, o no.

Entrepreneur vs superhero

Entrepreneur vs superhero, the monochrome English version

Esta mañana he estado investigando las condiciones de las líneas ENISA, que son unos préstamos especiales para proyectos innovadores (en condiciones muy favorables, que se dice ahora).

Como me dijeron en Stanford ¡tu proyecto es muy fácil, con cien mil dólares te basta!

¡Festival del humor!

Mientras, este fin de semana, el Gobierno regional no se aclara sobre si necesita 200 (o 300) millones de euros (o no). Pero sigo buscando cosas de las que reírme (también me pongo los cascos y escucho música disco de los 70 por la calle).

Como me dijeron en Google ¡tu proyecto no es sexy, pero eso no significa que no tengas que hacerlo, y ya de ya!

Así que me hago auto-fotomontajes como los de arriba para poder reírme de todo, de mí la primera. Y justo esta noche, aparece en el Facebook de un amigo la siguiente imagen:

Batman: realmente, con dinero yo también sería un superhéroe.

Batman: realmente, con dinero yo también sería un superhéroe.

Después de lo de esta mañana, me tengo que reír. Porque con cien mil dólares, Júramelo.es tendría el aspecto que yo quiero. Y con seiscientos millones, yo podría ser Batman.

* Bola extra: un préstamo participativo es una herramienta de financiación en la cual el dinero prestado no cuenta como deuda en la contabilidad, sino como capital. Esto significa que no dificulta pedir más préstamos más tarde. En caso de liquidación de la empresa, serían los últimos en cobrar, antes que los socios. Hay que devolverlos, como todo.

Related Posts

01 nov
Hoy empiezo mi primera novela

Hoy empiezo mi primera novela. La excusa es NaNoWriMo. Me animaron Neil Gaiman (bueno, él no lo sabe), Charlaine Harris (ella tampoco: pero si ha escrito diez novelas sólo sobre Sookie Stackhouse yo puedo escribir una sobre… bueno, ya la leeréis), y Stephen King, via Yolanda González Mesa, de Tinta al Sol: A menudo los

07 feb
Cómo no escribir
arte // 3

Claramente, dejándolo para más tarde, cuando sea mejor momento. Una pista: nunca hay  mejor momento que ahora. Y entre ahora o nunca, elige bien. A veces toca nunca, a veces toca ahora. Hemos tenido un problemilla en casa estas Navidades, y es que mi hermano pequeño ha estado a esto de suspender Lengua. Quiero muchísimo

12 may
Japón: game over. Jueves 14, ponencia en el Día del Emprendedor.

Aprovechando que Lucía duerme y P está jugando al Texas Hold’em con los matemáticos, cierro el Factusol, el correo y todo un ratito y os cuento algunas cosas… estoy muerta, así que este artículo tiene dos resultados garantizados (Simpsons: ¡Nosegarantizanresultados!): desconexión de la temática interna y probablemente (argh) alguna erratilla. Vayamos por partes. El jueves

Comentarios

Lolo
25 julio, 2012

No sabes lo reflejado que me veo en tu texto. Nosotros también andamos intentando capear el temporal. No es fácil, pero no será por falta de ganas.

Muchas veces piensas que es la pescadilla que se muerde la cola. Para conseguir dinero, hace falta dinero. Y si no tienes dinero, no hay problema siempre, claro, que cuentes con los padrinos oportunos (el que los tenga). En fin, seguiremos tirando del carro mientras nos dicen de todo.

Te dejo otro montaje que me hizo gracia hace unos días: http://www.irreverendos.com/wp-content/uploads/2009/08/soy-autonomo.jpg
P.D: La frase de “este nivel de incompetencia es indistinguible de la maldad” me la apunto. ¡Es fantástica! :-)

Soy Autónomo

Lolo
25 julio, 2012

¡Ups! Se me pasó suscribirme a las respuestas… jejeje

Bego
26 julio, 2012

Efectivamente: lo dicen los ingleses «hay que gastar dinero para ganar dinero» («you have to spend money to make money»), y hay que tirar del carro a pesar de que parece que los que creamos empleo (¡!) seamos los malos de la película.

Sí que había visto lo de Soy Autónomo, y como te puedes imaginar, Matiz no cierra en agosto. Yo por mi parte sí que intentaré desconectar unas semanas. De poco sirve agotar la reserva si luego hay que seguir un año completo.

Bego
29 julio, 2012

* Bola extra 2: A todo hay quien gane. Ser Iron Man es mucho más caro que ser Batman:
Ser Iron Man es mucho más caro que ser Batman
De nuevo Gracias Lolo: https://twitter.com/lolo_es/statuses/229563039152758784

Lolo
29 julio, 2012

Además hay cosas que están cogidas con pinzas. El desarrollo de la inteligencia artificial, si costara 10 millones de dólares, haría varios años que estaría desarrollado. Yo me iría más bien a las decenas de miles para empezar a hablar… y encima es cuestión de mucho tiempo y avanzar en muchos campos. En fin… ciencia ficción 😉

Bego
29 julio, 2012

En el momento en el que empiezas a pagar a desarrolladores americanos, a 100K/persona/año, no te da para nada. XD

Lolo
29 julio, 2012

Exacto, además que implica a muchas disciplinas. Así a bote pronto, visión artificial, reconocimiento de patrones, análisis semántico… ¡es un no acabar! Se debe avanzar mucho en muchas disciplinas para llegar a algo así. ¿10M$? ¡Ni para empezar oiga! 😀

Bego
29 julio, 2012

A menos que… sea una realidad en la que eso está todo inventado, y los 10M USD sean el precio de la licencia. 😀

Dejar un comentario