10 crudas realidades para los blogs de traducción

Toy Story (c) Pixar

-La palabra que estás buscando es guardián espacial.

-La palabra que estoy buscando no la voy a decir porque hay juguetes preescolares delante.

Muchos traductores escribimos blogs profesionales, pero ¿qué escribimos en el blog? ¿Hasta qué punto nos pringamos con lo que pensamos? ¿Decimos la palabra que estamos buscando, o ponemos una versión para juguetes preescolares?

Llevo años dándole vueltas a todo esto. El otro día me colé en un máster, en una clase de dirección de proyectos digitales (gracias al conferenciante y al organizador por colarme; por cierto ¿puedo decir cuál era?) y esa fue una de mis preguntas:

¿Qué pasa si lo que queremos contar, no podemos contarlo, y lo que sí podemos contar es un rollo? 

En resumen: que hay que currárselo.

Pues nos citaron este artículo de Smashing Magazine, sobre la cruda realidad de los blogs de empresa. Creo que se aplica a los traductores y aguanta bien el paso del tiempo. Lo mismo vale para Twitter, cuentas de Facebook oficiales y demás.

Os lo resumo:

  1. Un blog no te da tráfico porque sí. Hay que currárselo. Lo que sí te da es algo de posicionamiento (como objetivo secundario) y una comunidad de lectores que (si lo haces bien) puede acabar teniendo una relación con tu marca.
  2. Un blog bueno implica pringarse a largo plazo. Hay que escribir a menudo para que la gente cuente con tu blog como fuente de información interesante y fiable.
  3. Un feed capado es una oportunidad perdida. No fastidies a la gente poniendo un RSS parcial (y tienes que tener RSS). El blog está para conectar con la gente. No hace falta que la gente esté en tu web para que haga efecto.
  4. No estás conectando con nadie. Un blog es un diálogo. Si no haces más que intentar vender tu producto, sin pedir opiniones ni hacer preguntas, lo estás haciendo mal.
  5. Pasa de las notas de prensa. Y de las cosas que suenan como si lo fueran. Como su nombre indica, son para los periodistas. Un blog debe ser mucho más personal.
  6. Suenas como una máquina. La gente quiere interactuar con personas, no con máquinas ni con empresas. Cuenta la historia de tu gente, que cada uno muestre su personalidad y su papel dentro de lo que hacéis.
  7. Tienes que mostrar los trapos sucios también.  Un blog no es solo para echarse flores. Hablar también de los errores ayuda a quitarle hierro a situaciones complicadas y le da credibilidad al resto.
  8. Los de marketing suelen ser malos blogueros. Personal, transparente, mostrando fallos, informal… uf, es que les cuesta. A veces son mejores revisores o entrevistadores que autores de contenido.
  9. Le pides demasiado a tus lectores. Demasiado texto y pocas fotos o vídeos. Sin resúmenes, controversia, o cosas que llamen la atención, los únicos que se lo leerán serán… los de la competencia.
  10. La competencia lee tu blog. Supéralo. Pues sí, se lo leen todito todo… Pero lo que solo sabe uno, no lo sabe nadie, con lo que si somos expertos en algo, pero no lo demostramos ¿de qué nos sirve?
¿Cuesta, verdad? Por eso lo llaman trabajar. Y vosotros ¿qué consejos le dais a los blogs de vuestra competencia?

Related Posts

02 Nov
Sensuales fondos estructurados
empresa // 0

Me llaman del banco a las ocho y media de la noche de un martes después de puente, con la esperanza de que les compre unos fondos estructurados ligados a Telefónica, Vodafone, Hyundai e Inditex. Por supuesto me llama una chavala majísima de sensual voz. Para más datos, para los que gusten de estas cosas,

24 Oct
Vamos a traernos Silicon Valley a Murcia

Nací en el Caribe, crecí en el Mediterráneo, y quiero ver qué me depara California. Quedan cinco días para comenzar el viaje hacia Silicon Valley. Es un viaje que realmente empezó hace unos meses, cuando nos admitieron al programa Yuzz con Júramelo.es, la nueva plataforma de traducción jurada online que llevamos ya dos años cocinando.

22 Nov
El sábado en Murcia, programa doble: #OmegaT y#R2012

Este sábado 24 de noviembre tengo más corridas que fechas, como dice mi madre. Para los de fuera: es una metáfora taurina. Estaré a las 9:00 en el curso de OmegaT que organiza Matiz y que imparte Sergio Alasia, de Qabiria. A las 11:30 estaré en la mesa redonda/programa de radio Erres Reales en el congreso de AJE Murcia, #R2012.

Comentarios

Gonzalo Martín
28 Febrero, 2012

En esta época de olvido y descrédito del blog… no sé si lo que me interesa o asombra el que haya que seguir explicando esto, o el que quede gente que lo explique. Y se lo crea.

A esto debería sumársele la potencia del blog como herramienta frente a las debilidades de la ola de servicios que nos invade: el control de tu presencia en la red (de forma y fondo), la ausencia de limitaciones de extensión, la durabilidad de los textos…

Bego
28 Febrero, 2012

Estamos en una época de microinteracciones, de encuentros fugaces. Pero en mi opinión nada como el blog para tener espacio y calma para reflexionar y hablar con la gente.

Y luego, alguien tiene que crear contenido ¿no?

Gonzalo Martín
28 Febrero, 2012

Exacto, exacto… (microinteracción).

Pero: el problema reside en no poder conjuntar la identidad digital en un espacio plenamente controlado por ti. Eso está desvirtuando el interés de las redes y reduciendo el esfuerzo que la gente hace por decir algo interesante. Por no hablar del control de los datos personales…

Bego
2 Marzo, 2012

Hola Gonzalo: voy a romper una lanza a favor de las nuevas redes, por llamarlo así, y es que tenemos cada vez más control y no menos sobre la imagen que transmitimos al público que no nos conoce directamente. Así que relacionarnos directamente con el público es una mejora frente a tener intermediarios. Últimamente he tratado con bastantes periodistas (por unos motivos o por otros) y realmente es dificilísimo que lo que se publica en los medios de comunicación tradicionales se parezca a la realidad. O a la manera en la que uno la ve, claro.

Pablo Muñoz Sánchez
28 Febrero, 2012

¡Totalmente de acuerdo! Ahora solo me falta seguir actualizando como antes, porque de un año a esta parte, mi ritmo de actualización ha bajado considerablemente, pero al menos quiero pensar que es porque continúo el diálogo en persona yendo a todo tipo de saraos.

Un saludo,

Pablo

Bego
2 Marzo, 2012

Sí, pero un detalle curioso es que escribir cosas más largas, o escribir mucho más frecuentemente, puede ser contraproducente: Post less, improve your blog.
¡Que nadie se lo tome a mal! Yo la primera, quiero que escribas más (será que voy a pocos saraos) 😉

Bárbara Tortosa Padilla
28 Febrero, 2012

Después de haber leído varios blogs de traducción puedo decir que tienes toda la razón. Hay entradas que suenan iguales porque se comentan temas en los que ya se sabe que «el mundillo de la traducción» está de acuerdo.

Aun así, hay que reconocer que en ocasiones es difícil despegarse de ese «quiero quedar bien y no mojarme demasiado» porque, aunque suene muy bonito, las quejas que todos tenemos al final se tratan entre amigos y cervezas.

¡Gracias por la entrada! La verdad es que sirve para que todos analicemos los mandamientos que tenemos que pulir 🙂

Bego
2 Marzo, 2012

Claro, Bárbara, pero ¿qué sentido tiene seguir escribiendo sobre cosas que todo el mundo conoce y está de acuerdo? Muchas veces tenemos incluso «quejas oficiales» (los plazos, las tarifas, las repeticiones, los festivos) si no queremos tener quejas propias…

silvina_news
28 Febrero, 2012

A mi ver como traductores tendríamos que tratar de ser menos autoreferenciales, ni más y ni menos. No es nada fácil, 🙂

Bego
2 Marzo, 2012

Hola Silivina: es cierto, aunque todos sin duda escribimos desde nuestra propia experiencia, así que un cierto grado de auto-referencia es inevitable. De nuevo, otro punto en el que esforzarse, en todo caso 🙂

Curri Barceló
28 Febrero, 2012

Completamente de acuerdo. Los blogs hay que currárselos y el decir siempre maravillas de lo que te ocurre o de lo bien que lo haces todo no solo acabará por aburrir a los seguidores sino que, además, muchos ni se lo creerán. Soy más partidaria de enseñar mediante el blog, aunque sea en forma de terapia, y en toda terapia hay una parte negativa y una positiva, además de una conclusión o moraleja.
Sobre lo de la frecuencia, opino como Pablo: a ver si me pongo al día ya XD

Bego
2 Marzo, 2012

Hola Curri: primero, gracias por comentar, soy fan de tu blog, etc, así que gracias, gracias y… sigue escribiendo que sigamos aprendiendo. 🙂

Pcsl
28 Febrero, 2012

Muy buenos consejos. Lo principal como en casi todo es mucho esfuerzo y una pizca de talento, porque si es a la inversa por mucho talento que tengamos, si no nos molestamos en demostrarlo, para el resto pasaremos sin pena ni gloria.

Yo recomendaría también: «Lee, LEE, ¡LEE!» (perdón por los gritos), porque no podremos conectar sin saber qué le preocupa a nuestros colegas, o qué dificultades tienen. Quizás en lo que ellos tienen dudas nosotros seamos unos auténticos expertos y lo hayamos pasado por alto al pensar que era lo más sencillo del mundo para todos igual que para nosotros.

Y relacionado con eso está el comentar, no sé si para tener éxito o no, pero a todos nos gusta que nos animen o saber simplemente que hay alguien detrás, no por vanidad sino porque una palmadita de vez en cuando no está mal. Un artículo puede llevarnos muchos minutos e incluso alguna hora entre investigación y escritura, así que «gastar» 2 minutos comentando creo que es un esfuerzo razonable.

Bueno, no me enrollo más :).

Saludos.
Fdo. Yo xD

Bego
2 Marzo, 2012

Hola Pcsl: tienes razón en que es necesario ver qué les preocupa a nuestros colegas, pero como Fernando ha dicho, también tenemos que ver qué le preocupa a nuestros clientes. En mi caso, me ha ayudado mucho a escribir la experiencia de impartir clase en la Universidad de Murcia y los últimos becarios que estamos teniendo en Matiz. Cuando veo la cantidad de cosas que damos por sentadas (lo más básico) me sorprende que no se sepa, y me ayuda a pensar en cómo explicarlo lo mejor posible y darlo a conocer.
Yo por supuesto me estoy suscribiendo a los blogs de todos los que habéis comentado y que no tenía localizados aún 😉

Mercè
28 Febrero, 2012

Hola Bego, me paso a comentar en tu blog, lo cual resulta más fácil al disponer de más de 140 caracteres.

Me ha gustado tu post. Estoy de acuerdo con casi todos los puntos, excepto con el 8 “Los de marketing suelen ser malos blogueros”. Y te explico un poco mejor aquí exactamente en qué disiento. Entiendo el “suelen” y que con eso estamos de acuerdo en que no se puede generalizar. En mi opinión es el lenguaje corporativo en general el que suele ser engorroso, rebuscado y muchas veces falto de significado real, y en la utilización de este lenguaje están implicados no sólo los de marketing, sino los comerciales, los periodistas o RRPP que redactan las notas de prensa, los de comunicación o publicidad, etc., etc. Pero los de marketing tenemos los hombros anchos y siempre cargamos con las culpas (ironía, al igual que mi ejem de Twitter). ¿Quién no ha utilizado el típico “somos líderes” en lo que sea, o “los primeros en”? Mea culpa 😉

Las cosas están cambiando y eso es bueno. El tono de las empresas y su marketing de contenidos evoluciona. Cada vez más las empresas tienen en cuenta que con quien quieren establecer una conversación son personas y como a tales hay que hablarles. El Manifiesto Cluetrain, un libro genial y que recomiendo, ya se quejaba de esto, del lenguaje de las empresas en sus documentos corporativos, el cual no es el mismo que el de la gente, y es por eso que suena poco creíble y aburrido.

De acuerdo contigo en que un blog corporativo no debiera convertirse en un soporte más para hacernos publicidad y hablar una vez más de lo guapos que somos.

Bego
2 Marzo, 2012

Hola Mercè: muchas gracias por tu comentario. Entiendo que quieras ampliar “los de marketing” a “los de marketing, los comerciales, los periodistas o RRPP que redactan las notas de prensa, los de comunicación o publicidad, etc”. Creo que a lo que se refieren en Smashing Magazine y en este curso es que, como el blog es en parte una estrategia de marketing, venta, comercialización, RRPP, comunicación, publicidad… dejamos que lo redacten esas mismas personas que están encargadas ya de esa tarea, en vez de el repartidor, el gestor de proyectos, el responsable financiero… gente que realiza tareas que generalmente no son visibles para el cliente.
Y lo llamamos el cliente y nos quedamos tan frescos, encajando el blog en algo “para conseguir clientes” cuando puede ser para conseguir mejores empleados, para que los que tenemos sean más felices, para mejorar nuestra imagen de marca para otros usos, o simplemente porque es parte de la personalidad de nuestra empresa hacer difusión de nuestras actividades, de qué, cómo y por qué hacemos las cosas.
Gracias por la referencia al Manifiesto Cluetrain, hacía tiempo que no lo releía, y ahora me es más útil aún que las veces anteriores.

Fernando Cuñado
28 Febrero, 2012

Habla un poco menos para tus colegas y un poco más para tus clientes. Este sería mi consejo.

En los últimos meses han surgido infinidad de blogs de traductores, algunos muy buenos. Pero, casi todos, tienen un denominador común. Independientemente del tema, me da la impresión que hablan para otros traductores. Como terapia no está mal, la nuestra es una profesión solitaria que requeriere de algún que otro desahogo ocasional. Pero también es una profesión bastante desconocida y poco valorada. Tal vez sea el momento de reconocer que tenemos algo de culpa y que no sería malo darle la vuelta a la tortilla. Por qué no aprovechar nuestros blogs, la presencia en las redes sociales y nuestra capacidad para escribir con el fin de dar a conocer nuestra profesión entre los clientes, las instituciones y la sociedad en general. Podemos llamarlo “educar” o “evangelizar” aunque suene algo pretencioso. Si todos hacemos un pequeño esfuerzo por hablar de lo que hacemos PARA nuestros clientes, tal vez ayudemos a valorar un poco más nuestro trabajo. Es otra forma de conseguir mejores tarifas y clientes más fieles.

Bego
2 Marzo, 2012

Tienes razón, Fernando: muy a menudo escribimos para los demás traductores, quizá porque es más fácil que nos comprendan. Con Júramelo.es me he dado cuenta de lo sencillo que es distribuir un mensaje a un público muy determinado (en este caso los traductores jurados) porque tienes claro quiénes son y dónde encontrarlos.
Pienso que los blogs de traducción serían también más variados si le habláramos a nuestros clientes, porque todos tenemos clientes diferentes (¡muy diferentes!). Ayudaría además a diferenciar la oferta, como bien dices, y a mejorar el valor percibido. Lo tomo muy muy en cuenta como consejo para mí 🙂

Pcsl
2 Marzo, 2012

Solo un apunte más, Begoña (no sé si acortarlo o no :P), en mi caso como estudiante de la universidad que comentas y me imagino que en el de muchos otros estudiantes, no tenemos esa visión de hacer un blog para el futuro cliente.

Sí, es cierto que están surgiendo muchos nuevos blogs, pero la mayoría son de estudiantes y es normal que tengan esa perspectiva de la traducción, que no la consideran en estos momentos como un medio para obtener clientes, sino como un fin en sí mismo, al que hay que dotar de la máxima calidad. Y no digo que esa deba ser la única visión, pero desde luego a estas alturas como estudiantes cuesta mucho ir más allá de la traducción. Por eso lo entiendo perfectamente. Bueno, qué te voy a contar… si yo hago un blog de esos xD.

Y no quiere decir que sea lo adecuado, porque yo mismo hecho en falta alguna asignatura (o al menos algún congreso, curso o seminario) que trate estos aspectos. Se dice que hasta un 50% de nuestro trabajo como traductores lo dedicamos a tareas ajenas a la traducción y lo triste es que nadie nos enseña ni siquiera una introducción a esas tareas.

Y ahora sí, me retiro :D.

silvina_news
2 Marzo, 2012

Hola Bego: gracias por el follow 🙂 Ojo, no me refiero a ti en especial, sino a la categoría, y eso repercute en la imagen, siempre un poco quejosa que damos al exterior… Tal vez por eso los blogs de traductores interesan casi en la mayoría de los casos SOLO a traductores y un poco menos a nuestros potenciales clientes… No sé si me explico…

Judith Carrera
8 Marzo, 2012

Hola, Bego:
He aprendido mucho leyendo tu artículo y los comentarios. De hecho, estoy en fase de parón y me gustaría mejorar muchas cosas cuando vuelva a retomarlo, algún día de estos. Tomo nota de los buenos consejos que habéis dado por aquí. Muchas gracias 🙂

Bego
19 Abril, 2012

Mucho ánimo con el blog, Judith. Escribe algo pequeñito y ya verás como acabas reenganchada… lo importante es no desesperar. Abrazos.

tłumaczenia biznesowe angielski
21 Mayo, 2012

Y una verdad más importante – el escribir de blog se tarda mucho. Si no es tu primera actividad, no puedes apreciar y cuidarlo.

Stanag 6001
21 Mayo, 2012

Es mejor tener diez admiradores verdaderos que cientos de “amigos” como en Facebook. Escribe más, no importa que piensan…

Dimitry
22 Marzo, 2016

Un articulo muy interesante, gracias por compartir unos tips tan útiles, yo que trabajo con BigTranslation tienen un blog bastante interesante. Otras en cambio vamos a probar ponerlas ahora en practica y es que dar un contenido bueno, practico y constante al usuario no es tan sencillo como parece.

Leave a comment

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: